HamBurguesa | Carmen Quismondo

Alguien se convierte en carne, abandonando su ser consciente y reflexionando sobre los conceptos del capital y la humanidad.

Reproducir
Información

Obra: Una persona cualquiera, un cuerpo, se despierta una mañana y termina disuelta en una hamburguesa. A través de la imagen de la bicicleta, y a base de pedaleadas cada vez más veloces, más mecánicas, el cuerpo deja de ser sujeto consciente y pasa a ser carne. Sólo carne dispuesta a ser consumida y a la vez productora. ¿Por qué devenir hamburguesa y no otra cosa? En el siglo XIX la burguesía, expresaba su riqueza a través de la cosificación. Es decir, se acumulaban cosas que diesen testimonio del capital que se poseía. En contraposición, en la actualidad, la fórmula que predomina sería: a más riqueza, menos cosas. En relación con esto, encontramos un juego con la palabra “hamburguesa”: por un lado, se hace referencia a la burguesía, y, por otro lado, al jamón, es decir, a la carne. Entendemos el devenir Ham-Burguesa como un devenir caníbal que, para aumentar su riqueza, necesita comerse, hacerse desaparecer. La condición histórica que nos envuelve ha terminado por engullir a la condición humana y a la naturaleza misma con la que el cuerpo trata y lucha, a su vez, de mantener una relación mutua de soberanía para asumir, de nuevo, el proceso natural de caducidad, envejecimiento y putrefacción de la especie humana. Biografía: Cursa el Máster de Pensamiento y Creación escénica contemporánea en la ESAD de Valladolid entre 2021 y 2022. Es graduada en Interpretación en el teatro del Texto por la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid (RESAD). Completa su formación en el Istituto di Ricerca di Arte Appliccata (2020). En esta misma línea, ha realizado los dos primeros años de la Scuola Conia en Cesena (Italia) de la misma institución. Estudió en el Real Conservatorio de Danza Mari Emma y la Royal Ballet Academy, así como en la escuela Carmen Senra donde ha realizado la formación profesional en danza contemporánea. Inicia sus estudios de flamenco en la escuela El Lucero, de Madrid. Como bailarina ha trabajado en la compañía del Ballet clásico de Madrid Örberg Ballet (2010/2011) y destaca su participación en el Ballet Imperial Ruso con la pieza El Cascanueces (2005) Como actriz ha trabajado en diversos festivales como el Fringe (2013), Festival META de Florencia (2018), Catalysi (Italia, 2018), Festival de Teatro Clásico de Peñíscola, Festival de Almagro, Veranos de la Villa, L.A Escena Festival (2021-2022), etc. Como ayudante dirección ha trabajado para la compañía de danza La Phármaco en la pieza Somos la guerra, de Luz Arcas (Conde Duque, 2021), para la pieza Tristes, de Alberto Fonseca (Festival Sala Joven, 2022) y para el proyecto Il senso della carne, dirigida por George Marinov (Cía Eskaton) y selecionada para la residencia “Catalysi” (2019) y el festival “Rassegna Parallela” del Teatro Comandini, Cesena (Italia, 2020). Respecto al trabajo de creación propia que lleva a cabo desde 2020 se centra en el interés de indagar en el pensamiento contemporáneo que vincula la filosofía y el arte. Por primera vez se adentra en el mundo de la video-creación con «Ham-burguesa», proyecto seleccionado y finalista en algunos certámenes de la Comunidad de la Madrid. Además, en 2022 comienza una investigación sobre el concepto de Páramo que desemboca en diversos proyectos artísticos relacionados con la imagen, la video-creación (Sudario), la fotografía y finalmente en una pieza de danza, en la que trata de investigar y asentar bases teóricas que fundamenten su trabajo con el cuerpo. Proyectos que ha desarrollado en Residencias como la del Centro Coreográfico Maria Pagés.